¿Brexit?

, de Aida Dos Santos

¿Brexit?
Fotografía: Berit Watkin / Flickr (CC BY 2.0)

El Brexit sigue en el aire, sobrevolando el Reino Unido envuelto en una enorme incertidumbre. La politóloga Aida Dos Santos nos da su parecer sobre la cuestión.

El drama del Brexit roza el esperpento, en el plano futbolístico lo encontramos entre la foto de Piqué con Neymar #sequeda y el publirreportaje de #Ladecisión de Griezmann.

Los sondeos apuntaban al Remain por un escaso margen y tras los resultados del referéndum y más de dos años después, parece que se quedan más que nunca.

Parece que la realidad ha sido más rápida que la xenofobia de parte del pueblo británico, y también el rencor de los dirigentes de la Unión Europea que son “con coraje y corazón” profundamente europeístas y veían como peligraba su proyecto Federal.

Al pueblo británico se le prometió que se irían con todos los haberes y sin ningún deber, pero el gabinete de May ha constatado en este último año que abandonar el proyecto comunitario común les puede provocar la ruina. No consigue mayoría parlamentaria que apoye los planes realistas para activar el artículo 50 del TFUE concluyendo en la Europa de los 27.

Los partidarios del Brexit, tanto con cargo público como sin él, comprenden que no será posible mantener privilegios sin garantizar derechos al resto de la ciudadanía europea. Tras este baño de realidad se empieza a plantear un segundo referéndum.

Para May podría ser su salvación como líder, plantear un acuerdo (o un no acuerdo) con la Unión Europea y someterlo a Referéndum, delegando así también parte de la culpabilidad por las nefastas consecuencias que tiene abandonar el proyecto europeo, en toda la ciudadanía. Solo uno de cada 10 británicos confía y valora positivamente la gestión de su Primera Ministra, ha asumido personalmente las negociaciones, y personalmente se ha quemado.

Pero este referéndum puede no salirles como esperan los fans de la insularidad, es muy difícil saber que quieren los votantes cuando votan NO al acuerdo X con la UE ¿Es qué quieren otro acuerdo? ¿Es qué se quieren quedar?

Debemos tener en cuenta que cualquier acuerdo que se les plantee a los británicos estará mucho más y mejor argumentado tanto por defensores como por detractores, que la promesa de un Reino Unido privilegiado fuera de la Unión Europea.

En resumen el Brexit se complica, y si esto provoca la salida de los conservadores del gobierno el único partido que parece claramente beneficiado es el Laborista.

Los partidarios de la permanencia, reclaman un segundo referéndum con tres opciones: la salida sin acuerdo, la salida negociada con la UE y la permanencia. Tras la encuesta de Sky News sabemos que el 50% de la ciudadanía británica quiere un segundo referéndum en estos términos.

No hay que ser un genio de la demoscopia para vislumbrar que este planteamiento beneficia a la opción Remain, es prácticamente imposible que cuando se ofrecen tres opciones en la que una de ellas es excluyente de las otras dos esté por debajo del 40%.

Quedan 8 meses para que se cumpla el plazo de la salida abrupta, o lo que es lo mismo, hay ahora mismo mujeres en Reino Unido en su primer trimestre de embarazo que no saben si sus hijos nacerán en un país miembro de la Unión Europea.

Salir “a las bravas” es la opción de los populistas, de los xenófobos, los eurófobos… es la opción de la contrapolítica. De quienes que apuestan con el dinero y el bienestar de los demás en nombre del pueblo.

El discurso xenófobo pronunciado desde los escenarios políticos ha polarizado a la sociedad, según el sondeo de YouGov para The Sunday Times casi el 40% de los británicos demandan un partido claramente defensor del resultado del Brexit. Sabiendo esto, el populista Nigel Farage ya está recaudando fondos para salir a la palestra, y por desgracia, puede que lo haga con más fuerza que nunca, enfrentándose en las calles al apoyo popular del laborista Corbyn.

Reino Unido ha perdido mucho en estos dos años, sobre todo tiempo. Y ha arrastrado al proyecto de una Europa Federal. Hace más de 50 años del discurso de la “Europa de las Patrías” de Charles de Gaulle que se negaba a la entrada de los británicos a la Comunidad Económica Europea, y el populismo que ahora gobierna en Francia también cree que pueda sobrevivir al Brexit, pero no es cuestión de que las entidades, las instituciones sobrevivan, la realidad es que se están quedando millones de mujeres y de hombres por el camino. Millones de estudiantes, trabajadores, investigadores y profesionales con sus vidas en pausa. Centenares de empresas que no saben si se van, se quedan o llegan a Reino Unido, y dejan en el cajón decenas de proyectos y de puestos de trabajo.

En el debate europeísta no importa si se van o se quedan, sino en qué calidad de vida, qué servicios y qué ciudadanía se ofrecen, qué derechos y qué deberes quedan cuando los que se creen privilegiados se van.

Necesitamos menos May, menos Merkel, pero sobre todo menos Macron, menos Salvini y menos Van de Bellen… y más Capitana Europa.

Sus comentarios

moderación a priori

Aviso, su mensaje sólo se mostrará tras haber sido revisado y aprobado.

¿Quién es usted?

Para mostrar su avatar con su mensaje, guárdelo en gravatar.com (gratuit et indolore) y no olvide indicar su dirección de correo electrónico aquí.

Añada aquí su comentario

Este formulario acepta los atajos de SPIP, [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> y el código HTML. Para crear párrafos, deje simplemente una línea vacía entre ellos.

Seguir los comentarios: RSS 2.0 | Atom