Consilium delenda est

, de Guillermo Mayo González

Todas las versiones de este artículo: [Deutsch] [Español]

Consilium delenda est

En los lejanos tiempos de la Antigua Roma, allá cuando todavía no era imperio, existió un célebre personaje conocido como Catón el Viejo. Fue un político y militar de su tiempo que pasó a la historia por finalizar siempre sus discursos con Cartago delenda est (Cartago debe ser destruída). Quizás fuera él un visionario, quizás de tanto repetirlo convenció al Senado. El caso es que Cartago fue destruida.

En la Roma de nuestros días, la Unión Europea, la crisis del COVID-19 ha puesto de manifiesto que también hay varios enemigos. No son estos enemigos en stricto sensu. Son cuestiones que deben ser solventadas de manera satisfactoria y que hoy en día suponen piedras en el camino. Estos enemigos son el Consejo de la Unión Europea o Consilium y el Consejo Europeo. El 27 de marzo de 2020, en plena crisis sanitaria, la cumbre de líderes (Consejo Europeo) nos regaló un auténtico esperpento. Estoy seguro que el lector ya sabe a lo que me refiero. España e Italia bloqueando cualquier decisión para ganar tiempo en unas futuras negociaciones, Países Bajos sugiriendo una investigación sobre la inexistencia de partidas presupuestarias para emergencias y el Primer Ministro portugués sacándole los colores por ello. Desde luego la política europea es el mejor reality show de estos monótonos días.

Sin embargo yo quisiera repasar cómo y porqué hemos llegado a esta situación. En primer lugar, y a modo de pequeña aclaración, quisiera distinguir aquellas instituciones europeas de espíritu federal de aquellas de espíritu confederal. Esta no es una distinción baladí. Por un lado tenemos el Parlamento Europeo y la Comisión y por otro el Consejo Europeo y el Consilium. Los dos primeros, federalistas, se deben al conjunto de la Unión. No responden (en teoría) ante Estados miembros. Es por ello que han puesto sobre la mesa medidas de ayuda para aliviar las consecuencias económicas que causará la pandemia. El Whatever it takes que en su momento popularizó Draghi y que ahora han repetido Lagarde y von der Leyen. Por el otro lado tanto el Consejo Europeo (que es la cumbre de los líderes de cada gobierno de la UE) como el Consilium (los miembros de rango ministerial de cada gobierno) son de carácter intergubernamental. Estos sí se deben a un público: el electorado de su propio Estado.

Sabiendo esto, nos presentamos un viernes 27 de marzo de 2020. Una propuesta sobre la mesa: los Eurobonos. Una emisión de deuda pública por parte de la UE que sería ventajosa para aquellos países con problemas fiscales. Pero no para todos. Entonces se arma la de Dios. Una Comisión y Parlamento que no tienen poderes suficientes para actuar y establecer un plan de choque unido y cohesionado. Un Consejo que tiene que ponerse de mutuo acuerdo para poder tomar medidas y con veintitantas estrategias distintas en práctica (recordemos que la suspensión del espacio Schengen es una medida que toma cada Estado, no la Unión, y se ha ido aplicando de manera escalonada). Dimes y diretes. Defendiendo intereses opuestos. Los más afectados, invocando una solidaridad que no encuentran por ningún lado. Los que menos (de momento), mostrando reticencias a tener que arrimar el hombro sin nada que mercadear a cambio.

Si algo ha quedado claro es que el coronavirus ha roto las costuras del traje institucional europeo. Necesitamos uno nuevo. Uno de carácter federal. Donde se representen los intereses de los ciudadanos y no sólo el de los Estados. Es necesario transformar la Comisión en un auténtico gobierno europeo. Que deba rendir cuentas ante un auténtico Parlamento y un Consejo de la Unión que haga la función de Cámara territorial. Porque esta crisis pasará, pero otras vendrán. Y si queremos que nuestra Unión perdure como lo hizo la antigua Roma sólo me queda una cosa que añadir: Consilium delenda est.

Sus comentarios

moderación a priori

Aviso, su mensaje sólo se mostrará tras haber sido revisado y aprobado.

¿Quién es usted?

Para mostrar su avatar con su mensaje, guárdelo en gravatar.com (gratuit et indolore) y no olvide indicar su dirección de correo electrónico aquí.

Añada aquí su comentario

Este formulario acepta los atajos de SPIP, [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> y el código HTML. Para crear párrafos, deje simplemente una línea vacía entre ellos.

Seguir los comentarios: RSS 2.0 | Atom