Diez días (y aumentando) que estremecieron a Europa

, de Xesc Mainzer Cardell

Diez días (y aumentando) que estremecieron a Europa
Foto: Xesc Mainzer / CC BY-NC-SA

Si por algo se ha caracterizado el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea ha sido por las incertidumbres que lo han envuelto: incertidumbre sobre la clase de acuerdo que se iba a alcanzar, incertidumbre sobre si se iba a poder alcanzar siquiera un acuerdo, incertidumbre sobre si iba a haber una vuelta a las armas en Irlanda, incertidumbre sobre la futura relación entre ambos lados del canal…

La única certeza que existía en todo esto era que el viernes 29 de marzo de 2019 el Reino Unido iba a dejar de formar parte de la Unión Europea. Pero incluso esa certeza voló por los aires el jueves pasado cuando el Consejo Europeo concedió a Theresa May una extensión limitada del plazo que necesitaba para poder continuar con su lucha numantina contra la Cámara de los Comunes y poder aprobar su acuerdo de transitoriedad.

Durante las últimas dos semanas se ha acelerado el deterioro político y social que rodea el proceso de salida del Reino Unido. Un proceso que, con una serie de histriónicas derrotas del gobierno de su majestad en el parlamento y las luchas intestinas que plagan el Partido Conservador, acerca al país insular a una catastrófica salida de la Europa unida. El gran momento de pánico lo desató el portavoz de la Cámara de los Comunes, el archiconocido John Bercow, cuando el pasado día 18 informó al gobierno de la imposibilidad de volver a someter a votación nuevamente el acuerdo de salida alcanzado. Esto evidenció la incapacidad del estamento político británico, y sobretodo del gobierno, para gestionar la situación.

El sábado pasado centenares de miles de personas (un millón según la organización) abordaron las calles de Londres para exigirle a la clase política británica la convocatoria de un segundo referéndum para que la ciudadanía pueda expresarse respecto al acuerdo de salida. Put it to the People (Somételo al pueblo) era el grito de guerra de esa marcha compuesta por personas de toda edad, credo, procedencia o género. Un movimiento transversal que reclama de forma desesperada la oportunidad de enmendar el error cometido en junio de 2016 y cerrar de una vez por todas esa caja de Pandora que abrió David Cameron para después acabar abandonando el barco británico a la deriva. A esta marcha la ha acompañado una petición oficial que ha conseguido en una semana recabar cerca de 6 millones y medio de firmas para pedir la revocación del Artículo 50 y será debatida en Westminster el próximo lunes [1].

Con este panorama, el poder legislativo ha decidido tomar las riendas del asunto y ponerse manos a la obra, aunque haya sido en vano. Hoy mismo se han sometido a votación entre los miembros del Parlamento diversidad de propuestas para encontrar las soluciones para resolver el enigma del Brexit que puedan recabar más apoyos: “Noruega Plus”, celebrar un segundo referéndum, someter a referéndum el acuerdo de salida de la primera ministra, un acuerdo de libre comercio a la canadiense, una salida sin acuerdo, permanecer en la unión aduanera, aprobar el acuerdo de la primera ministra o revocar el Artículo 50 [2]. Por desgracia ninguna de las propuestas ha recibido una mayoría de votos favorables, si bien la propuesta de celebrar un segundo referéndum ha sido la que -por decirlo de algún modo- menos animadversión ha despertado entre los parlamentarios. Mientras estas propuestas eran discutidas, la primera ministra ha comunicado a los miembros del llamado Comité 1922 conservador que está dispuesta a abandonar el cargo en verano a cambio de que se apruebe su acuerdo de salida.

A su vez, desde Estrasburgo el presidente del Consejo Europeo hacía un llamamiento al Parlamento Europeo a apoyar una extensa ampliación del artículo 50 más allá del 22 de mayo. “Hubo algunas voces que dijeron que esto [un atraso prolongado del Brexit] sería dañino o inconveniente para alguno de ustedes” dijo Donald Tusk, “Tal pensamiento es inaceptable: no se puede traicionar a 6 millones de personas que han firmado la petición para revocar el Artículo 50, al millón de personas que marchó para pedir una votación popular, o al cada vez mayor número de personas que quiere permanecer en la Unión Europea” [3].

Por el momento, los escenarios posibles parecen más claros y los esfuerzos se han redoblado tanto en -o al menos así se ha intentado- Londres como en Bruselas/Estrasburgo para evitar el desastre. Y es que el panorama en el Reino Unido es enrevesado a más no poder, pero tarde o temprano las nubes que planean sobre Londres acabarán desapareciendo y el sol volverá a brillar sobre el fondo azul del cielo.

Si algún día se publica un gran libro sobre este drama, posiblemente deba buscarse un título similar al de la obra de John Reed sobre la revolución de octubre de 1917. Lo único seguro es que para la introducción de tal obra no habrá probablemente palabras más acertadas que las de Charles Dickens:

Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, era la edad de la sabiduría, era la edad de la estupidez, era la época de la creencia, era la época de la incredulidad, era la estación de la Luz, era la estación de la oscuridad, era la primavera de la esperanza, era el invierno de la desesperanza, lo teníamos todo ante nosotros, no teníamos nada ante nosotros.

Palabras clave

Notas

[1Brexit: Petition to revoke Article 50 to be debated next week. (26 de marzo de 2019). BBC News. Recuperado de https://www.bbc.com/news/uk-47711206

[2Las ocho alternativas al acuerdo de May del Brexit que vota esta noche el Parlamento británico. (27 de marzo de 2019). eldiario.es. Recuperado de https://www.eldiario.es/internacional/alternativas-May-Brexit-Parlamento-britanico_0_882262564.html

[3Tusk urges European Parliament to stay open to long Brexit delay. (27 de marzo de 2019). Politico Europe. Recuperado de https://www.politico.eu/article/brexit-delay-deal-europe-donald-tusk-urges-european-parliament-to-stay-open/

Sus comentarios

moderación a priori

Aviso, su mensaje sólo se mostrará tras haber sido revisado y aprobado.

¿Quién es usted?

Para mostrar su avatar con su mensaje, guárdelo en gravatar.com (gratuit et indolore) y no olvide indicar su dirección de correo electrónico aquí.

Añada aquí su comentario

Este formulario acepta los atajos de SPIP, [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> y el código HTML. Para crear párrafos, deje simplemente una línea vacía entre ellos.

Seguir los comentarios: RSS 2.0 | Atom