LA INTEGRACIÓN DEL DEPORTE: LOS FONDOS ESTRUCTURALES Y DE INVERSIÓN EUROPEOS POST-2020

, de Kiera Wason Milne, Traducido por Diego Velasco

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español] [français]

LA INTEGRACIÓN DEL DEPORTE: LOS FONDOS ESTRUCTURALES Y DE INVERSIÓN EUROPEOS POST-2020

La última reunión del Consejo Europeo de 2018 se está celebrando los días 13 y 14 de diciembre con temas prioritarios que incluyen el mercado único, la migración, las relaciones exteriores, la lucha contra la desinformación y el presupuesto posterior a 2020 de la Unión. Si bien este último no es siempre el tema más atractivo. No obstante, vale la pena tomarse un momento para considerar lo que el próximo Marco Financiero Plurianual tiene el potencial de cambiar en la vida cotidiana de los europeos.

Para muchas personas, es poco probable que el deporte sea lo primero que se le ocurra al pensar en la financiación europea; sin embargo, si lo fuera, probablemente estaría asociado con el programa Erasmus+. De hecho, el presupuesto de Erasmus+ 2014-2020 asciende a 14.700 millones de euros, de los cuales 270 millones se destinan al deporte, en particular al deporte de base. En otras palabras, la UE ha asignado un presupuesto establecido que se utiliza para la Semana Europea del Deporte y los proyectos que responden a prioridades y objetivos establecidos, que se seleccionan a continuación de las convocatorias de propuestas. Los fondos europeos se elaboran bajo el marco financiero plurianual (MFP) que establece los límites de gasto de la UE por sector, año y período; y más a menudo se ejecuta en un período de 7 años. Los MFP reflejan las prioridades políticas de la Unión y se deciden de manera democrática a nivel europeo. La Comisión envía una propuesta de presupuestos sectoriales al Parlamento, que luego tiene la libertad de votar sobre sus propias enmiendas antes de finalmente encontrar acuerdos con el Consejo.

Nuestro actual MFP cubre el período 2014-2020, lo que significa que las negociaciones para el próximo período 2021-2027 comenzaron la primavera pasada, cuando la Comisión propuso duplicar la financiación de Erasmus+ a 30.000 millones de euros, de los cuales 550 millones de euros se reservan para el deporte. Si bien la duplicación de un presupuesto es un gesto generoso, dar un paso atrás de Erasmus+ para ver otros fondos europeos nos brinda cierta perspectiva. En el período que está por terminar, la Política de Cohesión (PC) tiene un presupuesto total de € 351,8 mil millones, gastado entre sus tres fondos (Fondo Europeo de Desarrollo Regional-FEDER; Fondo Social Europeo-FSE; Fondo de Cohesión-FQ). En comparación, Erasmus + no es más que unas pocas gotas en este vasto océano de fondos.

La política de cohesión (también conocida como política regional) es uno de los centros que permiten a la UE alcanzar sus objetivos de Europa 2020, incluido un crecimiento inteligente, sostenible e integrador; con el objetivo de reducir las disparidades económicas y sociales en la Unión. La política de cohesión está fácilmente disponible para todos los Estados miembros donde el PIB regional es inferior al 90% de la media de la UE27. En la práctica, se proporciona principalmente a regiones donde el PIB per cápita es inferior al 75%, es decir, principalmente a las regiones del este y sur de Europa.

Fuera de la política de cohesión, se asignan otros 85.000 millones de euros al Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER); y con el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP), estos cinco fondos en conjunto constituyen los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (ESIF) , que actualmente ascienden a 454 mil millones de euros.

En la actualidad, los fondos de ESIF, pero rara vez se emplean para contribuir al deporte y la actividad física, se han realizado en algunas ocasiones excepcionales. Quizás el ejemplo más conocido de política de cohesión que beneficia al deporte es el de las infraestructuras polacas (carreteras, autopistas, transporte público) en vista del torneo de la UEFA Euro 2012. Pero existen otros pocos, incluida la creación de una carretera de circunvalación alrededor de la ciudad polaca de Walcz, destinada a descongestionar el tráfico y facilitar de manera indirecta el acceso a las populares zonas deportivas de Walcz; o la creación de un centro deportivo y de entretenimiento a gran escala en la segunda ciudad más grande de Lituania, Kaunas; y la restauración de las aguas costeras del sureste de Malta para mejorar tanto el saneamiento local como el turismo.

La escasez de ejemplos a la mano se debe principalmente al hecho de que el financiamiento de ESIF solo se refiere indirectamente al deporte y la actividad física al mencionar el financiamiento para inversiones en salud y sociales con el fin de reducir las desigualdades regionales o para habilitar una fuerza laboral saludable. En última instancia, esto subraya el hecho de que la UE aún no ha abrazado completamente el vasto poder del deporte y todavía no ha reconocido plenamente al deporte como una herramienta para el progreso social, incluso cuando la investigación lo demuestra hoy en día. Si los fondos de la ESIF abrazaran con entusiasmo el poder social del deporte, uno podría imaginar fácilmente el cambio tangible que se produciría en la vida cotidiana de los ciudadanos. Se ha demostrado que los comportamientos deportivos y de actividad física dependen de una compleja interrelación de factores biológicos, psicológicos y sociales, dentro de los cuales el acceso a las infraestructurases identificado repetidamente como un obstáculo central o facilitador para el deporte y la actividad física.

En la actualidad, el Parlamento está en el proceso de proponer y votar enmiendas a la ESIF posterior a 2020. En Sport & Citizenship, es nuestro papel y deber tomar estos asuntos con seriedad y crear conciencia sobre ellos. Al igual que otros pocos creyentes en el poder del deporte, estamos monitoreando de cerca la evolución del presupuesto de ESIF y promoviendo que el deporte y la actividad física se incluyan explícitamente en los temas elegibles para inversión.

Abrir el financiamiento europeo para el deporte más allá de Erasmus+ es un catalizador potencial para cambios sociales y de salud positivos, uno que tendrá efectos de difusión indiscutibles que beneficiarán el bien común. Permitir que el deporte y la actividad física sean temas elegibles dentro de ESIF contribuirá enormemente a la integración del deporte y lo ayudará a convertirse en un tema intersectorial en términos de atención, preocupación, posibilidades y responsabilidades.

La inactividad física entre los europeos está aumentando constantemente a medida que nos acomodamos cómodamente en nuestros estilos de vida sedentarios, pero dichos estilos de vida afectan la calidad de vida (y la expectativa) de los individuos, la eficiencia académica y profesional, haciendo del sedentarismo una carga innegable para la sociedad. El acceso mayor y facilitado a las infraestructuras deportivas (ya sea para actividades formales o informales) o para la movilidad activa no solo beneficiará nuestra salud física y mental, sino que contribuirá a sociedades más felices y productivas. El deporte es una herramienta maravillosa para el progreso social. Ayudemos a aprovechar su poder.

Sus comentarios

moderación a priori

Aviso, su mensaje sólo se mostrará tras haber sido revisado y aprobado.

¿Quién es usted?

Para mostrar su avatar con su mensaje, guárdelo en gravatar.com (gratuit et indolore) y no olvide indicar su dirección de correo electrónico aquí.

Añada aquí su comentario

Este formulario acepta los atajos de SPIP, [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> y el código HTML. Para crear párrafos, deje simplemente una línea vacía entre ellos.

Seguir los comentarios: RSS 2.0 | Atom