Periodismo en Europa, una misión cada vez más peligrosa

Artículo de la serie «La liberté de la presse en Europe en 2020»

, de Pauline Adès Mével, Reporters sans frontières (RSF), traducido por Irene Barañano

Periodismo en Europa, una misión cada vez más peligrosa
Manifestación en honor a los asesinados Ján Kuciak (periodista) y su prometida Martina Kušnírová en Bratislava, marzo de 2018. Imagen: Peter Tkac

Debido a la debilitación del estado de derecho, la violencia, la crisis digital y económica quienes ejercen el periodismo en Europa deben hacer frente a múltiples amenazas de todo tipo.

La libertad de prensa ocupa un lugar importante en la agenda de la nueva Comisión Europea que lleva vigente desde 2019, ya que el riesgo de desviación de esta libertad, aunque en su justa medida, es posible. El resurgimiento de los autoritarismos ya se está pronunciando en Hungría, donde el primer ministro Viktor Orbán se ha autoconcedido todos los poderes indeterminadamente con el pretexto de la pandemia del Coronavirus. Las nuevas medidas permiten al poder legislar mediante decretos y amenazan con destruir las últimas fuentes de información independientes. En Polonia, el dominio que el Gobierno ejerce sobre la justicia está comenzando a tener consecuencias nefastas sobre la libertad de prensa. Algunos tribunales utilizan el artículo 212 del Código Penal, que permite condenar a periodistas acusados de difamación a penas de hasta un año de prisión, y, por ello, se intensifica la autocensura, latente hace tiempo.

En el sur de Europa, la campaña de las autoridades contra los medios de comunicación es muy activa. La oveja negra de la Unión Europea en materia de libertad de prensa es, sin duda, Bulgaria, donde la situación empeoró aún más en 2019, con los métodos autoritarios impuestos en el corazón de los medios de comunicación públicos.

Asimismo, los y las periodistas hacen frente a excesos de las fuerzas de seguridad y de los manifestantes. En Francia, durante las movilizaciones de los chalecos amarillos, una gran cantidad de periodistas sufrieron agresiones a manos tanto de las fuerzas de seguridad como de manifestantes encolerizados. Este fenómeno, que se desarrolla en toda Europa, es en parte la consecuencia de las campañas de odio y de la creciente desconfianza de la población hacia los medios de comunicación. En España, la inquietante escalada del partido de extrema derecha Vox y las agresiones cometidas contra periodistas por parte de militantes de este partido se suman a los ataques producidos en las manifestaciones independentistas en Cataluña. En Grecia e Italia, la extrema derecha ataca a periodistas a pie de calle, en un contexto de hostilidad creciente hacia los migrantes.

Las amenazas en la red, como pueden ser la ciberviolencia y la vigilancia, contribuyen a debilitar el periodismo por todo el continente, incluso en los países más respetuosos con la libertad. En Noruega, una de las cimas mundiales en cuanto a democracia y libertad de expresión, el ciberacoso crece. Es más, esta nueva amenaza afecta también a Suecia, donde un tercio de quienes se dedican a informar declaran haber tenido que aplicar la autocensura por haber sido objeto de amenazas o de odio en la red.

Poner en entredicho las fuentes es otra amenaza que pesa sobre el periodismo europeo. En Alemania, el Gobierno ha propuesto que procesar datos filtrados sea una ofensa penal y que exista un proyecto de ley que permita a los servicios de inteligencia alemanes piratear ordenadores y smartphones. Mientras, Rumanía le ha dado un giro al espíritu del reglamento europeo sobre la protección de datos (RGPD), ya que permite a las autoridades, a las empresas o a los particulares demandar a los medios que hayan publicado artículos de investigación.

Por toda Europa, las dificultades económicas han acelerado la concentración de los medios de comunicación, lo que crea nuevas amenazas para las y los periodistas. En Letonia, la más antigua cadena de televisión privada ha despedido a 30 periodistas debido al cambio de la propiedad de la cadena, y, en la República Checa, la adquisición del grupo CME por el millonario más rico del país ha suscitado inquietudes en varios países del este de Europa en los cuales la CME controla las cadenas de televisión más importantes.

En la Europa central y oriental, el periodismo audiovisual está debilitado debido a los incesantes ataques de los gobiernos contra la independencia editorial de los medios de comunicación públicos. Es el caso de Bulgaria, Polonia o Eslovaquia, donde las confrontaciones por presiones políticas a los periodistas no cesan. La situación se agrava también en el oeste de Europa, sobre todo, a causa de las nuevas tendencias de gestión financiera de la radiotelevisión pública, que resulta poco respetuosa con la libertad de información. Mientras en Luxemburgo, la dirección de la radio pública ha sufrido la intromisión del Gobierno, en Bélgica, el mundo del periodismo protesta contra la falta de medios provocada por recortes presupuestarios.

A pesar de las políticas represivas de ciertos países de la Unión Europea y de los Balcanes, Europa es el continente más seguro para la libertad de prensa, y, al fin, la lucha contra la impunidad de los crímenes cometidos contra los y las periodistas progresa. En Eslovaquia, los presuntos instigadores del asesinato de un periodista en 2018 han sido puestos a disposición de la justicia, y, en Malta, la investigación sobre el asesinato de la más famosa periodista del archipiélago en 2017 ha logrado algunos adelantos en los últimos meses.

El análisis de la situación de Europa indica que varias crisis concomitantes afectan el futuro del periodismo independiente, y, además, a esas crisis se les suma una crisis sanitaria que amplifica el fenómeno y permite a los países más autoritarios acentuar la represión contra la prensa. Para que los y las periodistas puedan ejercer la labor fundamental de ser la voz de confianza para el pueblo, la sociedad debe movilizarse en conjunto hasta conseguirlo.

Portafolio

Sus comentarios

moderación a priori

Aviso, su mensaje sólo se mostrará tras haber sido revisado y aprobado.

¿Quién es usted?

Para mostrar su avatar con su mensaje, guárdelo en gravatar.com (gratuit et indolore) y no olvide indicar su dirección de correo electrónico aquí.

Añada aquí su comentario

Este formulario acepta los atajos de SPIP, [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> y el código HTML. Para crear párrafos, deje simplemente una línea vacía entre ellos.

Seguir los comentarios: RSS 2.0 | Atom