Perspectiva Europea: Día de Europa 2019

, de traducido por Xesc Mainzer, Juuso Järviniemi, Lorène Weber, Wojciech Zajączkowski, Xesc Mainzer Cardell

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español]

Perspectiva Europea: Día de Europa 2019
Foto: Xesc Mainzer / CC BY-SA 4.0

En conmemoración de la Declaración Schuman de 1950, el 9 de mayo señala el Día de Europa. El discurso del Ministro de Exteriores francés Robert Schuman lanzó la creación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, el primer paso del proyecto europeo como lo conocemos – o en palabras de Robert Schuman, “la primera realización concreta de una federación europea indispensable para la preservación de la paz”. Los jefes de redacción de las diferentes ediciones de la revista de JEF comparten sus pensamientos.

Un día para luchar, no para tocar el violín

Juuso Järviniemi, Redactor Jefe (The New Federalist)

El eslogan de cabecera de JEF para este Día de Europa es “No solo celebres Europa, elige Europa”. En los comunicados oficiales de instituciones y gobiernos concienciados con Europa, el 9 de mayo es un día para echar la vista atrás a cuánto hemos progresado desde principios de los años 50 del siglo pasado. El proyecto europeo es una de las mayores ideas políticas que la Humanidad jamás ha tenido. Este proyecto merece por lo menos un día de celebración anual.

Al mismo tiempo, la vanguardia debe evitar la complacencia. En el Día de Europa, justo antes de Eurovisión y las elecciones europeas, la ciudadanía está particularmente preparada para pensar sobre Europa. El mensaje federalista viene en dos partes: “Europa es buena” es la primera parte, “pero necesita arreglo” es la segunda. Pocos otros pondrán ambas partes juntas, por lo que deben hacerlo los federalistas. No deberíamos asustarnos: este mensaje tiene todas las posibilidades de resonar entre la opinión pública, y ya lo hace cada vez que es articulado.

Hoy habrá música y baile, y sonarán los violines. Pero alguien debe recordar a los demás que Roma está ardiendo. Es posible acudir a la fiesta y disfrutar mientras sepamos donde está el extintor. Es un día de júbilo y de demostrar nuestro amor por Europa – pero no uno de deseo irresponsable.

Aprovechar el día y estar a la altura del legado

Xesc Mainzer, Redactor Jefe (El Europeísta)

Como cada 9 de mayo, nos paramos a recordar la declaración de Robert Schuman. Ese día de primavera de 1950 se establecieron los fundamentos de lo que acabaría siendo la Unión Europea. Un proyecto de paz necesario entonces y ahora. Esa declaración comenzaba con una frase fácil de recordar tanto por su estilo como por la épica que transmite: La paz mundial no puede salvaguardarse sin unos esfuerzos creadores equiparables a los peligros que la amenazan.

Como ya predicó Schuman en aquel momento, Europa se ha ido edificando a partir de realizaciones concretas. Este método es eficaz, pero sólo es así cuando se tiene claro el horizonte al que se aspira. Por desgracia, Europa parece haber perdido el rumbo durante los últimos años. Y cuando alguien pierde el rumbo se dedica a dar pasos cada vez más tímidos. Esa timidez nos ha traído la Europa incompleta que tenemos, y ello ha tenido sus costes.

En nuestro tiempo de incertidumbre, el proyecto europeo está siendo puesto en tela de juicio por unas fuerzas que no quieren destruirlo, sino algo peor: transformarlo desde sus entrañas y convertirlo en un engendro irreconocible. ¿Estamos haciendo un esfuerzo equiparable a los peligros que amenazan al ideal europeo? No caigamos en la ingenuidad de creer que lo que ya se ha conseguido durante décadas de trabajo duro no se puede deshacer. Aprovechemos este día para reflexionar sobre las palabras de Schuman y estar a la altura de ellas.

Polonia: el Día de Europa y la Virgen María

Wojciech Zajaczkowski, Redactor Jefe (Kurier Europejski)

Como en los demás países europeos, el Día de Europa de este año tiene lugar en el centro de la campaña previa a las elecciones europeas. Mayo en Polonia es siempre una época especial porque muchos polacos parten a la así llamada “Majówka”, un fin de semana largo festivo. El primero de mayo celebramos el Día del Trabajo, el segundo el Día de la Bandera y el tercero el aniversario de la constitución. Es por eso por lo que el 9 de mayo nunca ha estado en el centro para los polacos. Aún así, cada año se celebra en Varsovia el Desfile de Schuman. Es organizado por la Fundación Schuman cada sábado después del Día de Europa, por lo que este año tendrá lugar el 11 de mayo. Este año será además el 20 aniversario del desfile. Puede que la participación este año sea mayor a causa del conflicto entre gobierno y oposición. La oposición en Polonia está reunida en la Coalición Europea y propone una mayor integración dentro de la UE, mientras que el gobierno desea que la integración sólo sea en la dimensión económica.

El tema de las elecciones europeas ha sido dejado de lado últimamente por la prensa polaca debido al interés súbito del gobierno por el arte. La semana pasada el director del Museo Nacional ordenó la retirada de dos obras de arte porque, en sus palabras, promovían “la ideología de género”. Eso provocó sonoras protestas contra la censura en el arte. Esta semana el Ministro del Interior, Joachim Brudziński, (obsérvese, candidato en las elecciones europeas) anunció en Twitter que la policía había arrestado a una mujer de 51 años acusada de profanar la imagen de la Vírgen María de Częstochowa. La “profanación” de la imagen consistió en reemplazar el halo de la Vírgen María por un arcoíris.

Día de Europa, una unión aún no conseguida

Lorène Weber, Traductora Jefe para lengua francesa (The New Federalist)

Los días nacionales, igual que los himnos y las banderas, cuentan una historia alrededor de la cual una nación puede unirse. Y no es algo reservado a los “estados” o “países”. Escocia tiene su propio día nacional el día de San Andrés, los catalanes tienen La Diada, y Europa tiene el Día de Europa. Los días nacionales están para conmemorar momentos esenciales de la historia y construcción de una nación y de su pueblo. Homenajean una revolución, una independencia, una liberación, una figura nacional… Nos recuerdan la historia compartida y valores que nos unen y crean un sentimiento de pertenencia.

El Día de Europa lleva consigo ese espíritu. El 9 de mayo de 1950, la Declaración Schuman fue hecha por uno de los padres fundadores de Europa y marcó el inicio de la integración europea. Unos pocos años después de una guerra que devastó el continente, una figura histórica dio un discurso fundacional para que los países europeos de unieran en lugar de hacerse pedazos los unos a los otros. Por eso no supone sorpresa alguna que esa fecha fuera posteriormente elegida como Día de Europa, como el día conmemorando “la unión de las naciones de Europa”. El 9 de mayo debería ser ese momento privilegiado en el que los europeos se reúnan para reflexionar sobre lo que les une, cuáles son su historia y valores compartidos, y qué futuro – especialmente ahora que se acercan las elecciones europeas – quieren construir juntos.

Desafortunadamente, el 9 de mayo no es (¿aún?) este momento de reunión. Aún no se ha convertido de lleno en parte de la vida y psique colectiva de los europeos, en parte porque falta una educación (cívica) europea, o en parte porque el 9 de mayo no es festivo en el conjunto de Europa. Y aún así, Europa necesita una narrativa. Europa necesita un sentido de pertenencia. Europa necesita consumar su primer y principal propósito de unir a los europeos. Europa y los europeos necesitan su Día de Europa.

Sus comentarios

moderación a priori

Aviso, su mensaje sólo se mostrará tras haber sido revisado y aprobado.

¿Quién es usted?

Para mostrar su avatar con su mensaje, guárdelo en gravatar.com (gratuit et indolore) y no olvide indicar su dirección de correo electrónico aquí.

Añada aquí su comentario

Este formulario acepta los atajos de SPIP, [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> y el código HTML. Para crear párrafos, deje simplemente una línea vacía entre ellos.

Seguir los comentarios: RSS 2.0 | Atom